Recetas tradicionales

Una velada especial de foie gras

Una velada especial de foie gras

Célebres chefs con sede en Los Ángeles se despidieron de un plato preciado

El mes pasado, la editora de viajes de The Daily Meal, Lauren Mack, escribió sobre el Festival del Foie de la chef Nyesha Arrington en el restaurante Wilshire. La fiesta, que fue la posición de Arrington y varios otros chefs destacados de Los Ángeles contra la prohibición del foie gras que se llevará a cabo el 1 de julio, contó con un menú de seis platos que destacó el controvertido pero muy disfrutado manjar.

Según Grub Street, los manifestantes que se quedaban afuera hicieron poco para desviar la velada especial de los chefs. La hora del cóctel fue seguida por una cena de lujo elaborada por Arrington y el genio detrás de los restaurantes de Los Ángeles, Fig, Rayos y Stark Bar, Mezze, Playa y Cocina y Bar Públicos.

Solo para que se le haga la boca agua un poco más, ya tenemos en nuestras manos la receta de Terrina de Foie Gras de Wilshire, que se sirvió durante la velada especial. Para todos los californianos, apúrate y prueba esta receta antes de que se acabe el tiempo.

Haga clic aquí para leer la receta de la Terrina de Foie Gras de Wilshire


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: cazar furtivamente hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio, entrará en vigor la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis el amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que las depredaciones de los corrales de engorde de ganado apenas se abordan? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también evita que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas sobre el hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: la caza furtiva de hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio entrará en vigencia la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis el amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que apenas se abordan las depredaciones de los corrales de engorde de ganado? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también impide que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas sobre el hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: cazar furtivamente hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio entrará en vigencia la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis El amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que las depredaciones de los corrales de engorde de ganado apenas se abordan? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también impide que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas sobre el hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: la caza furtiva de hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio, entrará en vigor la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis el amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que apenas se abordan las depredaciones de los corrales de engorde de ganado? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también evita que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas sobre el hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: cazar furtivamente hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio entrará en vigencia la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis el amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que apenas se abordan las depredaciones de los corrales de engorde de ganado? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también evita que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas del hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: cazar furtivamente hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio entrará en vigencia la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis el amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que apenas se abordan las depredaciones de los corrales de engorde de ganado? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también evita que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas sobre el hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: cazar furtivamente hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio, entrará en vigor la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis El amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que las depredaciones de los corrales de engorde de ganado apenas se abordan? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también evita que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas del hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: la caza furtiva de hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio, entrará en vigor la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis El amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que apenas se abordan las depredaciones de los corrales de engorde de ganado? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también impide que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas del hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Ooh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: cazar furtivamente hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio, entrará en vigor la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis el amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su charla con los patrones nocturnos. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que apenas se abordan las depredaciones de los corrales de engorde de ganado? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también impide que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas del hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Oh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Los últimos días del foie gras

Es sábado por la noche en Mélisse, un restaurante francés de dos estrellas Michelin en Santa Mónica, y el chef, Josiah Citrin, ha pasado la mayor parte de las últimas cinco horas involucrado en lo que pronto serán delitos punibles: la caza furtiva de hígado de pato muy agrandado para acompañar un filete de lenguado de Dover, doblando el hígado de pato muy agrandado en agnolotti, batiendo el hígado de pato muy agrandado en una mousse que descansará sobre un sustrato de gelée de naranja sanguina. El 1 de julio, entrará en vigor la prohibición del foie gras de California, por lo que es ilegal criar, vender o servir cualquier producto elaborado por sonda, un método de alimentación forzada de aves acuáticas para hinchar sus hígados a gras dimensiones. Y así, en las semanas previas a este equivalente de derechos de los animales de la Ley Volstead, Citrin ha estado sirviendo un menú de siete platos de "Foie para todos". Ha encontrado 11 compradores esta noche, a $ 185 cada uno.

Poco después de haber terminado un ojo de bife de ternera de primera calidad inconcebiblemente tierno y carrillera de ternera estofada con foie gras curado: el foie gras cromesquis El amuse-bouche es un recuerdo lejano: Citrin entra fatigosamente en el comedor abarrotado para su cotidianeidad nocturna. Sus pantalones demasiado largos se hinchan por encima de los tobillos, su delantal está manchado. ¿Por qué se ha señalado el foie gras, pregunta un comensal, mientras que las depredaciones de los corrales de engorde de ganado apenas se abordan? “El foie gras es una fruta madura”, dice Citrin, en el tono resignado de quien explica lo obvio. "¿Crees que la industria del foie gras tiene dinero para luchar, como la industria de la carne de res?" Señala que una barrera de clases también impide que los votantes se unan en defensa del foie. "Sales a la calle y les preguntas a 25 personas '¿Qué piensas del hígado de pato engordado?' Y te dirán 'Oh, eso no me gusta'. No tienes que hacer una encuesta".


Ver el vídeo: Foie gras poêlé (Enero 2022).